Andrés Gusó

Sobre mí

Me cuesta ponerme etiquetas. ¿Escritor? ¿Pintor? Digamos que simplemente trato de hacer lo que me llena. Sin más.

Ya van tres novelas

Andrés Gusó escritor
Andrés Gusó

Casi prefiero que las novelas hablen por mí. Lo que tengo que decir ya lo hago a través de ellas. De momento estoy escribiendo una por año.

Os invito a leerlas; de momento os ofrezco aquí abajo el primer párrafo de cada una de ellas.

Pincha sobre la portada y te llevará a Amazon en donde podrás leer un par de capítulos de cada obra.

Mi perfil

De dónde vengo, qué he hecho hasta ahora, qué estudié, qué he escrito. Bien, no quiero aburriros, os lo resumo en un par de frases:

Profesor en escuelas de negocios, pasado multinacional y estudioso del arte y las letras. He pasado a la acción en estas dos últimas disciplinas, pintando y exponiendo desde 2005 ; escribiendo y publicando desde 2017.

Pincha aquí y verás mi perfil en Linkedin: https://www.linkedin.com/in/andresguso/?originalSubdomain=es

RÓTULA

Publicada en abril 2017

Así comienza:

Amelia Cantón llevaba más de veinte años ejerciendo, rodeada de cadáveres todos los días, como médico forense en el Servicio de Patología Forense en el Instituto de Medicina Legal de la Comunidad de Madrid. No se sentía ni intimidada, ni angustiada, ni mucho menos incómoda por verse las caras cada día con la muerte y sus resultados: los cadáveres que yacían sobre las mesas de zinc en la sala de autopsias a la espera de revelar sus secretos. Sin embargo, un macabro e inquietante hallazgo en las estanterías de un supermercado iba a trastocar su impasibilidad ante la muerte.

El silencio hablará por ella

Publicada en abril 2018

Así comienza:

Maniatada, magullada y aterida de frío. Unos instantes antes un insospechado enemigo la había arrojado sobre el duro suelo de pizarra, de lo que parecía la bodega del chalet al que había sido invitada, hacía apenas unas pocas horas, por alguien de su total confianza. Estaba muy asustada, no tenía ni la más remota idea de lo que iba a pasar con ella: quizás un permanente enclaustramiento en aquel sótano por un insano enamoramiento de su captor, o bien una petición de rescate a cambio de su vida —sus padres no eran ricos, pero tampoco pobres—, seguro que su padre con su posición podría reunirlo pronto, como estaba segura de que ahora estaría ya buscándola por todas partes, o a lo peor, como aún era temprano esperaría a ver si llegaba por la mañana tras una juerga, como alguna otra vez en el pasado. Y… si fuera una venganza política…al fin y al cabo era la hija de un detestado ministro, concluyó.

 

Un viaje de venganza

Publicada en abril 2019

Así comienza:

Ella arrastraba el cuerpo inerte de su amante cuesta arriba. Realizaba un gran esfuerzo, tanto físico como mental. Hacía apenas tres horas yacían extenuados tras haber hecho el amor con vigor y pretendida pasión. Más bien él, ella se dejó hacer, como siempre últimamente, a disgusto. Ahora colaboraba en la desaparición de su amante.

El asesino le había ordenado que cogiera el cadáver por los pies y lo ayudase a trasladarlo hasta la entrada de una cueva, en lo alto de un pequeño montículo. Pesaba casi noventa kilos al menos, nunca lo había notado tan pesado, ni siquiera cuando se derrumbaba sobre ella tras vaciarse. Lo agarró por los tobillos y tiró cuesta arriba apretando los dientes. La mayor parte del peso la soportaba el asesino, el cual tenía agarrado al muerto por las axilas. Ascendía la cuesta despacio dándole tiempo de vez en cuando a la chica a recuperar el resuello.

 
Scroll hacia arriba